UNA VERSIÓN ‘ORIGINAL’ DE LA SOSTENIBILIDAD.

Con propiedades únicas completamente diferentes a cualquier material sintético actual, el cuero sigue siendo una de las mejores opciones para la fabricación de calzado. Con su estructura de fibra tridimensional, elasticidad, resistencia al desgarro y adaptabilidad, con buen cuidado, un zapato de cuero durará (casi) para siempre.

Con propiedades únicas completamente diferentes a cualquier material sintético actual, el cuero sigue siendo una de las mejores opciones para la fabricación de calzado. Con su estructura de fibra tridimensional, elasticidad, resistencia al desgarro y adaptabilidad, con buen cuidado, un zapato de cuero durará (casi) para siempre.

Por este motivo nos hemos asociado con Heinen, una innovadora curtiduría alemana con más de 125 años de experiencia, casi desde que nosotros mismos fabricamos zapatos.

Con sede en el pequeño pueblo de Wegberg, Heinen trabaja constantemente para reducir su uso de energía y agua y la producción de residuos, al mismo tiempo que busca nuevas formas de compensar cualquier impacto ambiental que puedan producir.

Es este deseo de ‘aligerar’ su huella ambiental, lo que los ha llevado a asociarse con el proyecto Kikonda Forest, una organización que planta árboles en una extensa área biológicamente diversa de Uganda y que está acreditado como un programa de compensación ambiental ‘Gold Standard’.

A través de este programa Heinen ha compensado 10 toneladas de emisiones de CO2, creadas en el proceso de fabricación de las pieles Hillcrest utilizadas en nuestra colección Clarks Originals. Esto significa que, durante su proceso de fabricación, se cumplieron los más altos niveles de integridad ambiental y se contribuyó a garantizar la seguridad climática y el desarrollo sostenible para todos.

Descubre a continuación todo lo que estamos haciendo para reducir nuestros residuos y reducir nuestro impacto ambiental.